miércoles, junio 28, 2006

Titulares

La realidad es promíscua suministrando materiales para escribir. Buscando la inspiración que no llega, tecleo y borro en mi portátil con la tele sin sonido. Levanto por un momento la cabeza. Un señor con expresión abatida habla a cámara en un rutinario plano medio. No sé que dice, pero, aunque no hay brillo en sus ojos, parece evidente que está vivo. Hago esta aclaración porque abajo, sobreimpresionado casi a la altura de su corazón, un titular nos lo presenta: “Padre ecuatoriano asesinado”. Si, ya se que los titulares periodísticos han de ser breves, pero han matado a su hijo. Aunque sea en honor a su dolor, permitámonos una licencia, incluyamos un “del” en el rótulo, no lo matemos a él también.

8 comentarios:

asco dijo...

ahhhh!!!!
la televisión y sus obscuros y entrañables misterios.

No hay mejor enseñanza que la televisión, de ella aprendí a vivir, a soñar y aprenderé a morir.

Marga F. Rosende dijo...

!Valiente tú que te atreves a decirlo, aunque sea con asco!.

¡Viva la tele, maestra, nodriza y madre!.
Un beso

El Replicante dijo...

La sencillez es la clave de la verdad. Una especie de navaja de Occam (la solución más sencilla tiende a ser la correcta) pero adaptada al pueblo.

Lo simple, rápido y directo es la verdad, aquello que sea imposible de transmitir en menos de 45 sg queda relegado al olvido o a ser tachado de mentira.

La tele es el espejo de la sociedad.

Besos

Marga F. Rosende dijo...

A ver si aprendo a afilar la navaja...

Yorchus dijo...

Si los cirujanos cometiesen tantos errores como los periodistas, la sanidad se debería llamar "mortandad"...

Marga F. Rosende dijo...

Y tanto Yorchus...pero ¿sabes la diferencia?. los médicos esconden sus errores dos metros bajo tierra, los periodistas los exponen para que todo el mundo los vea....(paráfrasis made in Marga de un aforismo médico)
Un beso, gracias por devolverme la visita.

Lila Ortega dijo...

No quiero desbarrar ni idear alrededor de tu comentario contundente. No quiero ahondar porque lo que dijera parecería destartalo, pobre. Cada palabra adicional sería una nada de nada frente a la belleza de tu mirada.
Lo has dicho todo.

El Deivid dijo...

Todo es mentira, menos la muerte y los impuestos.
Confié a la tv mis esperanzas, mis miedos, mis dudas, desde que tengo uso de razón.
Hace tiempo que ya no lo hago, el Gran Hermano en forma de caja está loco y enfermo.
Saludos para tod@s