Cajón Desastre

Archivo del blog

martes, julio 11, 2006


Machus Ibericus’ Evolution
Hasta bien mediados los setenta, el Machus Ibericus no se ponía ni desodorante. Tenía que ser recio, duro, viril, aunque la emanación de feromonas around him dejara k.o. a un paquidermo.
Las cosas han cambiado amiguitos. Los señores, tanto mancebos como maduros, no solo se ponen desodorante, sino loción de afeitar, perfume, hidratante, contorno de ojos.
Incluso escuchan, lloran. Maravilloso. Ma, ¿ Per qué? .¿Cual es la raíz de semejante evolución?.
Creo saberlo queridos: El bolsito.
En la antigüedad los bolsitos de los señores tenían un nombre muy feo: “Mariconera”. La mariconera se llevaba circunvalando la riñonada o colgando disimuladamente de un dedo. Era siempre negra y casi siempre de polipiel, una forma cursi de llamar al plástico.
Pero hace bien pocos años apareció la bandolera. El nombre remite a los bandoleros, que eran muy, muy hombres. La podría llevar Curro Jiménez sin dejar de ser el más viril de los chorizos. Al principio la lucían solo los más jóvenes. Podía parecer una evolución de la cartera escolar, lo que les permitía llevarla con impunidad , cruzada sobre el pecho.
Luego se democratizó y empezaron a llevarla hombres pasada la treintena. De medidas moderadas, de colores discretos. Creo que la bandolera a la que algunos valientes empiezan a llamar directamente bolso, es el origen de la sensibilización del hombre en general y del Ibericus en particular.
En este bolso caben ya no solo las llaves. Algunos atesoran incluso barras labiales. En este pequeño uterito les empieza a caber ya hasta la sensibilidad. Las mamás abnegadas dejaron de tener que coser los bolsillos laterales de pantalón oradados por llaves y llaveros. Las monedas dejaron de desperdigarse al desvestirse. Sus culitos ya no están abombados por las enormes carteras ,tan tentadoras para la mano del carterista. Incluso, amorosos, se ofrecen a llevarnos la botellita de agua que, disciplinadas, llevamos colgando de la mano.
Vivan los bolsos. Chicos, llevadlos aún mas inmensos para que hasta nosotras podamos caber dentro. Tan grandes que sean casi una vivienda digna.

21 comentarios:

Yorchus dijo...

Empecé a llevar bolso hace un par de años. Me lo compré el mismo día que me depilé por primera vez, por el intercambio de favores aquel. Recuerdo a un amigo mío que me dijo que el bolso estaba bien para el verano, pero que en invierno no pegaba.

Debo de seguir siendo un macho ibérico insensible, ya que no entendí aquel comentario.

Y lo bien que se va con los bolsillos vacios...

El Deivid dijo...

Para mí el bolso supuso una revolución. No más molestias en la nalga por sudorosa cartera.
El bolso se ha convertido en una expansión de mi conciencia, me permite llevar a todos lados mi pack de supervivencia urbana: libro, bolígrafo, móvil, agua, etc. A veces he pensado comprarme la navaja multiusos.
Desde que llevo bolso comprendo un poco más a las mujeres. Comprendo por qué los llevan repletos de todo tipo de objetos porque a mí me ha ocurrido lo mismo. Es como una segunda (mini)casa.
Cierto es que en invierno pega menos, pero por una simple razón: los abrigos suelen llevar amplios bolsillos, y el agua, quizá uno de los objetos más abultados, no es tan necesaria llevarla.

Marga F. Rosende dijo...

Hummm amiguitos , no iba yo muy desencaminada...a deivid y yorchus me remito...
Love

Marga F. Rosende dijo...

Me voy a tomar el aperitivo a la gueb de Lila, http://comerconlila.blogspot.com/
para abrir el apetito (por la vida en general, no solo las viandas es lo best de lo best)

Harry Haller dijo...

Haré una pausa en mis cavilaciones —eso me sentará bien— y no sin crudeza más sí con ciberespacial afecto, discreparé con todos bosotros, bolsistas de nuevo cuño.

Yo me perfumo, de desodorizo, me peino las cejas, me corto los pelos de la nariz y hasta me doy contorno de ojos reductor de arrugas —no porque me haga falta sino previsor que es uno— y en definitiva, la metrosexualidad no me es ajena, yo diría. Pero por el bolsito no paso. Y no por mariconada, a ver si me explico.

Siempre que tomo un feminil bolso porque una de esas extrañas criaturas me pide «me acercas el bolso», compruebo que los lumbares "me se" tensan como a un halterofilita (sic) debido al descomunal peso que puede almacenar semejante invento. Y no seré yo quien meta la mano en uno de ellos. ¿Quién sabe qué extrañas criaturas se cobijan en su seno?

No me extiendo más que este post no es mío pero sí dire, dilectos amigos, que dejemos las pesadumbres del bolso a las fembras, más capacitadas que nosotros para dar sentido a lo imposible.

Disculpas pido a todos y besos y abrazos reparto.

Marga F. Rosende dijo...

Encantadísima por tu explayamiento en mi blog-casa que es una estupenda casa Okupa gracias a vuestro acaloramiento y expansión tipográficos. Y que no falte...

Lila Ortega dijo...

estoy preocupada, me reconozco adicta, no consigo comenzar el día sin pasarme por esta casa okupada a mas no poder en la que me zarandean y me arrancan sonrisas y reflexiones. solo pasa que a veces quiero acotar algo a lo dicho y siento que está perfectamente explicado jajaja así que me suiento redundante y mucho menos ingeniosa jajaja habrá que atreverse.

El Deivid dijo...

Comprendo tu punto de vista,Harry.


Por no llevar cartera
tal vez la bandolera
esté doblando mi lumbar,
no por peso descomunal,
mas por continuo acarreo
del dolor soy reo.

Sin embargo exagero
la balanza saco ya
y comparo lo que me da
con lo que quiero:
no pido bolis
a los polis,
de un tirón salgo del keli
con el bolso todo chuli
¿como he sido tan panoli
de no tenerlo antes?
Siente mi flow de ante
¿o es que no tienes bastante?


Rimas aparte, creo que los bolsos deberían ser como los coches: llevar una etiqueta de TARA y PMA.
Un saludo.

Marga F. Rosende dijo...

Merci Lila, mi ego con tendencia a inflarse ultimamente, se esponja agradablemente henchido de tus bellas palabras...fiuuu

Harry Haller dijo...

Oh David, mientras tu rapeas yo hago sonetos.


MANIFIESTO ANTIBOLSISTA

Enorme pellejo colgando por delante,
columna vertical que pierde dicho nombre
es el bolso nefando que llevan muchos hombres,
útero preñado de relleno extravagante.

Cajón de sastre de mente diletante,
caja de los truenos, parto de montes,
infinito contenido, lista que asombre,
eterno contrapeso de cabeza malpensante.

¿Cómo osas cargar con tanto peso
cruzado mágico por detrás y por delante
que a la fuerza te veras gordo y obeso?

No loes más ese objeto vergonzante,
infame cueva escondite de posesos
y déjame que diga en este instante:

¡No a los bolsos! Abrazos y besos.

Marga F. Rosende dijo...

!No a los bolsos y si a los Harrys infinitos y glosarios, que haciendo hueco en su laburo publican bandos nefandos!
!Eso es loa, vituperio y rima y no lo que nos enseñaron en la escuela!(Sorry , se que no estoy a la altura, la rima consonante nunca se me dio bien.....la intención era güena)

asco dijo...

Yo quiero un bolso.

solo tengo una backpack bastante fea, que por cierto, la adquirí en el centro cultural de España en México, que casualidad.

yo quiero un bolso.

Marga F. Rosende dijo...

Curiosa casualidad transoceánica...

Bito dijo...

Hummmm yo escribí un mensaje ¿porqué no sale? ¿porque estaba en contra de los bolsos masculinos y femeninos? ¿acaso cortan mi libertad de expresión? ¿por esta a favor del macho con pelo en el pecho y mujer con pelo entre las piernas?.

Eso o algún gilipollas al que no señalaré se le olvidó darle al botoncito de publicar...

phoedra dijo...

los hombres con bolso se ven bien, me gusta.
y qué llevarán dentro?
es que una mujer por lo general lleva maquillaje, labial, celular, dinero, espejo, pastillas contra el mal aliento, perfume, pañuelos y... pues creo que eso es lo esencial.
y los hombres qué?

Eulalia dijo...

Le diré a mi hijo que se pase por aquí: él cocina, escucha, con treinta años me sigue llamando "mami", pero se compra esos pantalones con bolsillos laterales a la altura de las canillas y reniega de bolsos y mochilas - más ergonómicas, al decir de los expertos - sin reparar en que así nunca encontrará una chica-madre que me redima: todas las que aparecen por casa son gráciles ácratas que ni piensan en casarse ni tienen edad.
Saludos.

Herel dijo...

Qué gracia lo del bolsito, aunque no creo que haya propulsado las libertades masculinas, sino que es una más de ellas, porque al hombre todavía se le prohíben muchísimas cosas, o se le mira mal por hacer, llevar o parecer, cuando no a la mujer.
Yo llevo "bolsito" desde hace mucho tiempo ya; llevas las cosas más concentradas, vigiladas, e independientes de tu cuerpo y de la ropa que en los bolsillos; puedes usar varios tamaños en función de lo que vayas a portar (por ejemplo si vas a llevar cámara de fotos), y sobre todo... le dan más libertad a las piernas que unos bolsillos llenos de cosas, que a veces hacen tope incómodo al doblarlas para sentarte o subir escaleras por ejemplo; sobre todo porque yo nunca he llevado cosas en los bolsillos traseros por lo expugnables que son.

Ahora, mi tamaño estándar de bandolera es la justa para que quepa la cartera, el móvil, las llaves y la calderilla, es decir, peque y compacta. Todavía no llevo el pintalabios :D

Ah, la "riñonera" o "mariconera" era un truño, antes que eso prefería llevar una mochila medio vacía. Por cierto, las mochilas también han sufrido una revolución; ahora las hay de todos los tamaños y con buenos ajustes, y no necesitas llevar un muerto hueco a la espalda para cuatro cosas.

Ah, y otra ventaja de usar bolso: jamás acabará esa nota tan importante, o el dinero, en la lavadora.

Marga F. Rosende dijo...

Gracias por tu análisis Herel, y bienvenido a esta tu blog- casa.

joselito el de la voz de oro dijo...

Recuerdo una charla de un sexologo en mi colegio (de curas) en el que ponía como ejemplo para demostrar las diferencias entre hombres y mujeres a la hora de abrir la puerta de casa. El hombre llegaba a la puerta y sacaba inmediatamente las llaves de su bolsillo y abría la puerta, mientras que la mujer se pasaba media hora delante la susodicha puerta rebuscando en el bolso las llaves hasta que las encontraba y abría la puerta.
Cuando empecé a llevar bolso me dí cuenta que aquella fue otra mentira que me contaron en el colegio, ¡no es cuestión de sexo sino de complementos!

joselito el de la voz de oro dijo...

Se me olvidaba... ¿algún día nos atrevermos a llevar falda?... (no vale pareo en la playa, hay que mojarse

Marga F. Rosende dijo...

Hola Joselito, bienvenú! !Los hombres con falda estan increiblemente atractivos!. Me has dado una idea...voy a hacer una ilus con un chico con falda.
Gracias por visita y coments