Cajón Desastre

Archivo del blog

lunes, julio 17, 2006


Herbal Life

Los que frecuentáis esta casa de locos creo os vais haciendo una idea de cómo soy: Fascinantemente cosmopolita, pixeladamente ilustrada, controladamente estrafalaria, elegante, urbanita. Cien por cien asfalto.
Pues bien, no sé qué mutación esta sufriendo mi recalentada psique. De un tiempo a esta parte, no solo no rehuyo el ambiente bucólico -pastoril, sino que lo busco con denuedo.
La atracción por los pastos y las ovejas me ha llevado a buscar sosiego allende las fronteras madrileñas haciendo escapadas ora a Ávila, ora a Toledo. Incluso voy asistir a un cursito en casa rural con el inquietante nombre de Los cuatro elementos y las artes. Mucho me temo que las cuatro incautas apuntadas hasta la fecha, tendremos oportunidad de contactar con las fuerzas telúricas entre cochinillo y cochinillo.
Este finde he combinado el reencuentro con la naturaleza tipo Thoreau, con la celebración familiar. No digo más. Vuelvo con sobredosis de realidad y con un mono de vida de plástico que no os imagináis.
En el marco incomparable del- jardín -de –la- casa- solariega- del- pueblo- segoviano-donde- degustábamos el bebe de una ovejita, he podido constatar que la gente de pueblo ya no es lo que era.
En este lugar encantador fui presa de una franquicia octogenaria de ese boticario televisivo con barbita, que no recuerdo como se llama. La franquicia parlante enfundada en bata de boatiné, (menos mal, esto no ha cambiado) cual agente infiltrado rural me recetó efusiones de volvo para limpiar el hígado ( ¿por qué todo el mundo acaba refiriéndose a mi colorido?) , espirulina en gel para que me la de por todo el cuerpo, guiñándome el ojo para enfatizar “todo”, y uña de gato para el fondo del ojo, que al parecer tengo algo alicaído.
Incluso me metió en el bolsillo la tarjeta de un herbolario en Guzmán el Bueno. Citándola, me hacen un descuento del tres por ciento. ¡Ah! por compras de más de cien lerus, en el Mercado Natural sito también en dicha calle, me llevan los huevos de yema mustia no transgénicos y las coliflores con mal aspecto, pero biológicas, a mi keli. El zumbido de mis meninges después de 168 minutos de ser receptáculo de las prescripciones de la susodicha tenía resonancias wagnerianas.
Amigos, de vuelta al asfalto me siento feliz. I love smog. Vivan Nueva York , Tokio y Mexico D.F. Vive la cité!!.

13 comentarios:

Eulalia dijo...

Autónoma, descreída, cáustica...Tch, tch... Caso perdido.
Un beso.

Yorchus dijo...

El campo y el verde mola... siempre y cuando no te hayas acostumbrado al trajín de la jungla de asfalto, claro, y no te vayas creyendo lo que te dicen los druidas.

El Replicante dijo...

Válgame el cielo que verborrea. He tenido que sacar del armario mi viejo diccionario Sopena (si si, el del cole, ese en formato apaisado, tapas de cartón y páginas en papel de biblia) para entenderte. Porque claro, recuerda siempre que soy un ignorante funcional (que no estructural).

Un abrazo!

Hans dijo...

De urbanita a urbanita: ten cuidado con esos tratamientos de verde, que sientan fatal-fatal. Si adicionas al peligroso trato con natura los excesos familiares, eso sí que puede ser nefasto para tu hígado.
Dicho lo anterior, Volvo venían siendo, más bien, unos coches suecos. A ver si te referías al BOLDO... Y por cien euros tienes disponible una botella de whisky bastante digna, que no te mejorará la salud, pero te hará los trances mucho más gratos. O sea. Besos mil.

Marga F. Rosende dijo...

Totalmente de acuerdo mi purista Hans, es que la señora decia volvo en vez de Boldo, me voy a poner las cursivitas a ver si se entiende mejor...Un beso.

Pdt.No se puede entrar en el blog de Harry , ¿por qué sera?. Se echa de menos su caústico verbo...

El Deivid dijo...

Entré en el perfil de Harry y no tiene ningún blog en su lista. Podría ser que lo hubiese borrado o que despublicase todas sus entradas.
Hablando de escapadas, mis vacaciones son informáticas, a partir de mañana por la tarde. Me despido con un poema freak recién publicado.
Felices vacaciones a todos.

LuisCreek dijo...

insisto en ke me encantan tus dibujos, jaja, por cierto ya estas linkeada

t®ako dijo...

yo vivo en una ciudad "mediana" en crecimiento, no se le puede llamar un ambiente rural... pero tampoco es una gran urbe, apenas nos vamos acercando a un millon de hab, pero me agrada este equilibrio, en el DF siempre hay cosas por hacer o por ver... pero la vida diaria ahí la imagino estresante, no se... igual y con el tiempo cambie de opinión.

saludos!

phoedra dijo...

caray... si quieres smog si que deberías de venir al D.F.

es la tierra del smog... qué va, es una ciudad en smog!!!!
esto si es una ciudad, ciudad ciudad, haces 2 horas para cruzar la ciudad, lo que harías hacia el estado más cercano.
si en un lugar donde haces 20 minutos está lloviendo, puedes hacer una hora, dijera la barbie condechi: "huele a garnacha y coladera".
sí... es horrible!! pero es para alguien citadino de verdad :D
tu lo aguantarías!

Marga F. Rosende dijo...

Luiscreek: muchas gracias, corresponderé con todos los que me habeis enlazado en cuanto sepa...
Phoedra: lo del smog y el D.F. era un homenaje a usted ("escenosa" y "chida" donde las haya, espero estar utilizando bien los términos) y a su hermano...
ya me contarás con mas calma que es la barbie condechi....jajaja

Garrapata dijo...

Una vez de vuelta a la ciudad... ¿Se te ocurrió mirar hacia arriba? ¿De qué color era el cielo? ¿Se veía el Sol? Lo que por suerte no se ve es la cantidad de porquería química que se respira cada día en las ciudades.

Lo siento, yo es que donde haya un árbol y una puesta de Sol al fondo, que se quite todo lo demás.

phoedra dijo...

ay pues muchas gracias!!
si, esos términos están perfectamente bien escritos.

ah pues te explico: hace unos dos años quitaron una estación de radio, nuestra estación de radio, se llamaba "radioactivo", ahí hacían anti comerciales, cuando iba a ser navidad y dia de reyes hacian juguetes pero de broma.
acá hay una colonia muy famosa y que ahora está de moda: La condesa, mucha gente le dice "la condechi", ahí habitan escritores, diseñadores, músicos y gente con dinero que se siente de onda.
hay tiendas under pero muy caras, en fin, es donde habita la escena de México (artistica, musical, literaria, fashion, etc.), la gente es muy estirada, entonces la Barbie condechi es una muñeca inventada por radioactivo.
según era una tipa, que vivió en Amsterdam y dormía con la prima de Bjork, odiaba México porque no se comparaba con Europa, conocía a pura gente acá y era fotografa.
hablaba mal de México, no le gustaba nada y la gente de aquí, para ella, eran una basura.
menos Gael Garcia (lo conocerás por la mala educación jaja) y Chema Yaspik o como se escriba su apellido (ese es bien insignificante)... y bueno, esa es toda la explicación : )
tal vez te pueda mandar el comercial por mail : )

Marga F. Rosende dijo...

Que interesante historia!. Si no te es complicado mandarme el spot...pues si estaría bien.
Un beso