miércoles, noviembre 29, 2006

La Pasión de Shylvia. Capitulo 1.



Novela Rosa por entregas de Belinda Cushion.
Traducción de Epidistras Ortiz de Kooning.
Basado en una historia real, real.


Shylviah, Marquesa de Volandas y Palo Alto y Master MDA en Política de precio, se desperezó entre sus perfumadas sábanas de raso.
El recuerdo de aquella noche de pasión produjo un estremecimiento en su joven y turgente cuerpo. Aún podía sentir el almíbar de los carnosos labios de Armando, la huella de sus dedos ávidos, que, aún manicurados semanalmente, le proveían tales delicias, que su rememoración la trasportaba al más completo éxtasis carnal y lúbrico desvarío. Por desgracia, ya no estaba.Tuvo que abandonar tanto el éxtasis, como el desvarío, como el lecho antes del alba, para coger la Terminal 4 de pura chamba. Pero no sin haber dejado antes un tierno beso en la despejada frente de la joven y algunos cabellos en la almohada.

Shylviah pensó el cuadro de Santa Teresa que colgaba sobre la cama de sus amados padres. Desde que era una criatura tierna e impresionable, sentía una malsana atracción por aquella obra excelsa. (1) Ver nota a pie de pág.
Si bien era cierto que el ceño ciertamente poblado de la Santa era severo, y la negra toca daba miedo, ¡cuanta pasión destilaban aquellos ojos girados sobre sus órbitas, cuanto frenesí prometían los labios entreabiertos,un poco húmedos, ….¡. Pero alejó por un momento las ensoñaciones místico lúbricas de su linda cabecita. Le sonaban las tripas.

El día, tan azul como las pupilas de nuestra heroína era maravilloso. Se dirigió al vestidor con paso elástico de gacela exótica, indolente, gentil con su salto de cama de La perla. Su tersa piel bronceada de suave seda, su cuerpo de altaneros, erectos, y turgentes senos frente al espejo veneciano de hermosos y labrados perfiles, siguió pareciéndole fantástico a pesar que ya se acercaba a los veinte .
Los tacones de los escarpines de fino damasco resaltaban la redondez de las dos nalgas. Decidió disfrutar un poco mas de tiempo a solas de la visión y regodeo de su poderío carnal antes de ponerlo disposición de los hombres de clase media- alta y alta, que invariablemente caían subyugados por sus innumerables atractivos. Ver nota a pie de página (2). Pero antes….(Continuará).

(1) Nota del traductor: El psiquiatra Críspulo Mandinga duda que fuera el cuadro de Santa Teresa el estuviera sobre la cama de los padres. La evolución psicológica de la joven se corresponde más con el perfil Psicológico de alguien que ha estado mirando constantemente cuadros de Alma Tadena. El Dr. Apocalipsis disiente del disidente anterior pero de momento no se pronuncia.

(2) Algunos investigadores sostienen que Shylviah poseía tan solo dos atractivos reconociendosele sin embargo las innumerables posibilidades que le sacaba a ambos.

17 comentarios:

Sra. Hudson dijo...

BRAVO! BRAVO!!! PLAS! PLAS! PLAS!

Me declaro eterna fan de Shylviah! El detalle del cuadro en la cabecera me ha llegado al alma... Ahora mismo voy al Ikea a por uno para mi!

Enhorabuena, Me rindo a tus pies, Marga... Que gran narradora eres!

(Por cierto, primer comentario en tu blog. Enesima visita sin embargo... soy gran seguidora de tus historias!)

Detrásdelreflejo dijo...

Se nota que conoces bien el género. Podrías ganarte la vida con esto :-P

El cuadro de Santa Teresa... yo inmediatamente he pensado en una fotografía del "Éxtasis de Santa Teresa", de Bernini, que tantas pajas mentales inspiró a Jacques Lacan...

The Wicked Witch of the West dijo...

Me ha recordado un poco a William Goldman, aunque con un toque más de histrionismo. Es fenomenal la fantasía que emana. Y esas pequeñas sorpresas a modo de extrañas reflexiones atraen la atención sin remedio. Ya hemos conocido a Shylviah, veamos quien viene ahora :)

Peca dijo...

Ni que decir tiene que esperamos el siguiente capitulo.Enhorabuena.
Un beso

Eulalia dijo...

Querida...
Eres mala. Mala a la manera adecuada. Mala con la maldad que permite sobrevivir a pesar de los taconazos que nos pegan en las espinillas los amantes de las Shylviahs, esos que gustan de calzar botas asesinas en la intimidad.
Te adoro.
Un beso.

Achab dijo...

Bah, si todo el mundo pertenece a la clase media-media, o eso sostiene mi madre.

gonzalo dijo...

guardaste aquellos cabellos sobre la almohada?

Sr. D dijo...

Me preocupa mi progresiva alopecia....

toxcatl dijo...

Increible.-

Medeo Mandarino dijo...

Era ya la hora para Shylviah de tomar café de Java con un biscuit recién hecho.

florecilla de alcanfor dijo...

Me parto con los nombres :) Epidistras el (la) mejor.
Y el Doctor Apocalipsis se apunta a todas...

Yayo Salva dijo...

Me quedo con la miel en la boca aguardando la continuación de esta historia con fru-frús de sedas íntimas. Eres una narradora genial. Un beso.

Hans dijo...

Oighs. Esta vida tan movida que llevo me ha impedido coger a tiempo el inicio de la aventura de la joven en cuestión, narrada con mano lúbrica por Marga (y el adjetivo es EXACTAMENTE el que quería utilizar, btw ;-D).
No pares, sigue-sigue. :-D

Esther Hhhh dijo...

Inch, me has dejado con la miel en los labios, grrrr, voy a ver si está la continuación, jejejee.
Besitosssssss

Roxi dijo...

Chuta de lo que me he perdido, blogonovela por capítulos.
¡Me encantó la idea!
Empezaré a leerla y a ponerme al día.
De ahí te comento.
Marga, abrazos desde mi nueva casa

Garrapata dijo...

Yo nunca he leído novela rosa. Así que me pregunto: ¿esto es una novela rosa o una novela erótica? Porque con semejante descripción de hembra, me entran ganas de asaltarla, y convertirla en madre. De esta forma tendré alguna probabilidad de disfrutar de su fortuna, ¿no?

Roxi dijo...

Empecé tarde la lectura de esta extasiada Shylvia, pero me voy encantada a seguir leyendo la historia de esta niña terrible (la imaginaba mayor por su nombre y aspecto vampirezco) que se deleita con el transe místico, sagrado al borde de lo sexual de las santas.
Abrazo Matga y felices fiestas!